Obesidad, una nueva vía farmacológica

La carrera contra la obesidad parece estar más cerca de su recta final, un nuevo fármaco puede dar un giro al tratamiento de la misma.

Oye este artículo
Voiced by Amazon Polly
Síguenos y danos un me gusta:

Obesity, a new pharmacological pathway

La obesidad es un problema de salud pública alarmante. Su prevalencia no deja de crecer y con ella muchas complicaciones asociadas. 

Según datos de la misma Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial. Es más, se estima que desde 1975 esta enfermedad se ha triplicado, logrando que, en 2016, 1.900 millones de adultos la padecen, así como 340 millones de niños y adolescentes.

En España afecta a 8,4 millones de personas de las cuales 1,5 millones son niños y adolescentes, sin embargo, un 73% no se auto percibe como tal.

Se entiende por obesidad a una acumulación anormal de grasa que puede acarrear otras consecuencias importantes para el organismo. Es más la obesidad es el primer paso para otras patologías como hipertensión arterial, diabetes tipo II, índices elevados de colesterol y triglicéridos, problemas osteoarticulares, riesgo de padecer cáncer, apnea del sueño y problemas cardiovasculares.

Banner cabecera recetas
Recetas Saludables

Es cierto que son muchas los factores causantes de que una persona desarrolle obesidad. Se cree que, en la mayoría de las personas, se debe a una combinación de cambios genéticos sutiles junto con la epigenética y otros factores durante el desarrollo que confieren susceptibilidad a la enfermedad.

Además de esto, a lo largo de la vida muchos “culpables” (más allá de los alimentos) parecen tener el potencial de desregular los mecanismos de control del peso del cuerpo, incluidos los medicamentos comúnmente recetados, la falta de sueño y las alteraciones del ritmo circadiano, el embarazo, el estrés, los contaminantes y el microbioma.

El concepto de obesidad también se manifiesta en comportamientos relacionados con la alimentación. Algunas personas con la enfermedad informan la necesidad de picar con frecuencia, de antojos, otros tienen problemas para dejar el tenedor y otros tienen antojos insaciables.

Estas variaciones pueden estar influenciadas por alteraciones en las hormonas que influyen en el apetito, como aquellas secretadas por el estómago, los intestinos, el páncreas y las células grasas, muchas de las cuales actúan sobre el cerebro. Los datos sugieren que algunas personas con obesidad tienen un retraso en la secreción del GLP-1 y del péptido YY de las células intestinales después de iniciar una comida. Como estas hormonas comunican la sensación de plenitud al cerebro, estas personas podrían tardar unos minutos más en sentirse saciadas, la cantidad de calorías que se pueden ingerir en ese tiempo es significativa».

Si tenemos en cuenta que la obesidad es el tercer factor prevenible que más reduce la calidad de vida, bien se merece un esfuerzo la búsqueda de nuevas vías terapéuticas. La necesidad de un cambio en su consideración, como una categoría general de enfermedad heterogénea y compleja y así evitar la estigmatización hacia las personas que la sufren es fundamental para luchar contra esta pandemia silenciosa.

El tratamiento de la obesidad, hasta hace muy poco tiempo, se basaba en los cambios en los hábitos alimentarios y en potenciar la actividad física.

En España, disponemos de tres fármacos aprobados por las autoridades sanitarias, aunque ninguno de ellos financiado por el SNS, para tratar el exceso de peso y la obesidad: orlistat, la combinación de naltrexona y bupropión de liberación prolongada, y la liraglutida.

Hasta el momento, los pocos medicamentos aprobados para el tratamiento a largo plazo de la obesidad ayudan a las personas a perder entre el 5% y el 10% de su peso. Sin embargo, este porcentaje (clínicamente significativo) está lejos de los resultados observados con la cirugía bariátrica, el tratamiento considerado el “gold standard”. Por el contrario, el éxito de la semaglutida podría marcar el comienzo de un «nuevo amanecer».

Sin embargo, la carrera contra esta pandemia parece estar más cerca de su recta final. Un nuevo fármaco, semaglutida, puede dar la gran vuelta de tuerca a esta dramática situación. Se trata de una versión sintética de una hormona natural que logra reducir el apetito.

La FDA, ya en el año 2021, aprobó la semaglutida para el control de peso crónico en adultos con un IMC de 27 kg/m² o más que tengan al menos una comorbilidad relacionada con el peso, como diabetes tipo 2 o hipertensión, o en adultos con un IMC de al menos 30 kg/m².

Hay que recordar que el recorrido de esta molécula no es nuevo, ya en año 2017, la inyección de semaglutida 1 mg (Ozempic) se aprobó por primera vez como tratamiento para la diabetes tipo 2, con muy buenos resultados clínicos.

Recientemente, ya se ha lanzado en España semaglutida oral (Rybelsus), una vez al día, el primer análogo del GLP-1 oral para el manejo integral temprano de la diabetes tipo 2.  lo que permite adaptar la vía de administración de los análogos del GLP-1 a las necesidades y preferencias de los pacientes, favoreciendo la adherencia al tratamiento y el control de la enfermedad.

Y ya están en marcha estudios para valorar la eficacia de la semaglutida oral en obesidad y así ser aprobada por la autoridades sanitarias. Los resultados preliminares parecen que son muy positivos y con buena tolerancia al tratamiento.

En cualquier caso, además, de estos tratamientos farmacológicos, o, incluso, la cirugía bariátrica, es importante seguir destacando la importancia y necesidad de continuar con una alimentación saludable y equilibrada así como la realización de ejercicio físico.

7 hábitos que pueden estar dañando tu hígado
Si te parece que mi contenido es te ha gustado, ¡compártelo!🙂  
Subscríbete gratis a nuestro blog
Te ayudamos a comprender y controlar esta enfermedad (pincha aquí)
Artículos sobre microbiota intestinal y salud (pincha aquí)

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.8 / 5. Recuento de votos: 12

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Nutrition-healthytips

Dr. Pedro Martín Pérez, Médico de Familia y Comunitaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Next Post

Síndrome premenstrual y alimentación

Lun Mar 7 , 2022
<div class="at-above-post addthis_tool" data-url="https://www.nutrition-healthytips.com/es_ES/obesidad-una-nueva-via-farmacologica/"></div>La carrera contra la obesidad parece estar más cerca de su recta final, un nuevo fármaco puede dar un giro al tratamiento de la misma.<!-- AddThis Advanced Settings above via filter on get_the_excerpt --><!-- AddThis Advanced Settings below via filter on get_the_excerpt --><!-- AddThis Advanced Settings generic via filter on get_the_excerpt --><!-- AddThis Share Buttons above via filter on get_the_excerpt --><!-- AddThis Share Buttons below via filter on get_the_excerpt --><div class="at-below-post addthis_tool" data-url="https://www.nutrition-healthytips.com/es_ES/obesidad-una-nueva-via-farmacologica/"></div><!-- AddThis Share Buttons generic via filter on get_the_excerpt -->

Te gusta este blog? Síguenos